Existimos para traer esperanza a los más pequeños, protegiendo los derechos humanos básicos de los niños y niñas mientras educamos y empoderamos a las familias en El Salvador.